Reseña Histórica

 

Fachada del colegio año 1935

Historia del Colegio

 

Pues sí, mi historia comienza en el  1.921, desde esta fecha Dña. Soledad de la Colina, condesa de las Forjas de Buelna, que tenían una hija Esclava del Sagrado Corazón,  la Madre Soledad Quijano,  estaba interesada en tan grande obra. Ella y su marido, regalan al Instituto de las Esclavas del Sagrado Corazón, terreno y medios para construir un colegio,  y se empezó a construir;  pero, por la historia de España, sabemos que estos años no fueron muy tranquilos,  y una obra así, de este tamaño, tenía muchas dificultades. A pesar de estas contrariedades Dña. Soledad seguía llevando adelante su proyecto, y rezando mucho aSanta Rafaela Mª  para que pronto fuera una realidad. Por aquellos años Santa Rafaela en 1.921 vivía aún en Roma, entonces se la conocía como la Madre Sagrado Corazón, a la que Dña. Soledad  de la Colina tenía mucho cariño. Sabía que a ella le interesaba mucho este Colegio de Santander.

 

Después de muchos avatares en 1.935 por fin ya está parte del edificio terminado,  en el resto siguen las obras durante algunos meses. El día 8 de enero llegan  a Santander las primeras Esclavas del Sagrado Corazón,  las Madres Soledad Quijano y Rita Miret,si vuestras abuelas  o vuestras madres son antiguas alumnas os pueden hablar de la M. Rita porque desde entonces vivió aquí en Santander.

 

Como el colegio aún no estaba terminado, durante unos días se hospedan en casa de los padres de la M. Soledad en el Muelle nº 30, desde allí todos los días, venían a Pérez Galdós para preparar lo imprescindible para la llegada del resto de la comunidad y de las colegialas.

 

Esta zona del  Sardinero estaba un poco distinta  de lo que hoy vemos, solo había chalets. Al final de Pérez Galdós,  estaba la Quinta San José , que es importante en nuestra historia;  los edificios más grandes eran el  Hotel Real, el Palacio de la Madalena y  el Colegio, luego había que andar un paseo largo hasta encontrarse con  la Parroquia de San Roque, que entonces estaba cerca de lo que hoy son Los jardines de Piquio.

 

Por fin el 14 de enero lunes,  las Esclavas se instalan en esta su casa.

 

¿Cómo empezó el Colegio?

 

Al día siguiente, después de pasar la primera noche, se levantaron llenas de ilusión. Soñaban ya con el ambiente de familia que se iba a crear con las colegialas que fueran llegando y cómo les iban a educar en los valores del Evangelio y en el amor a Jesús, especialmente en la Eucaristía, que es el centro de las Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús.

 

¡Iba a ser el PRIMER DIA DE COLEGIO!

A las 9,30 de la mañana llega un enorme camión con todo lo necesario para las clases.  Toda la mañana la pasan en movimiento subiendo pupitres, sillas, etc.  para que provisionalmente  pudieran comenzar las clases.

 

A las tres y media de la tarde se presentan las  14 nuevas colegialas llenas de curiosidad e interés, acompañadas por sus madres.

         Primeras alumnas año 1935

Ya está todo en marcha.

 

Al día siguiente lo primero que hacen es  un examen para ver en qué nivel puede estar cada alumna, pues el grupo es muy variado, son 13  alumnas -desde los siete a los catorce o quince años-. Entonces se estudiaba: Religión, Lengua Española,  Matemáticas, Mecanografía, Taquigrafía y Contabilidad; Piano, Dibujo y Corte y confección.  

 

El día 17 de enero  aún les espera otro acontecimiento importante la primera misa en el  Colegio, a las 7,30 de la mañana. La dice el  Padre Samaniego s.j.

 

Desde este día ya pueden las Esclavas adorar al Señor todos los días, y presentarle como quería Santa Rafaela los problemas,  alegrías y dificultades de los hombres, y, cómo no, a  los colegiales.

 

El día 2 de febrero tuvieron la primera reunión de las antiguas alumnas de otros colegios de esclavas, que residían en Santander, querían establecer ya aquí la congregación de Hijas de María.

 

Las actividades se sucedieron rápidamente, entre ellas se puso en marcha la casa de Ejercicios. Ya en marzo tuvieron una tanda de Ejercicios Espirituales, en la que participaron las colegialas mayores y otras niñas más, hijas de familias conocidas. Después seguirían organizando retiros y tandas de Ejercicios para jóvenes y señoras de Santander y de los pueblos.

 

El 30 de septiembre comenzó la Escuela gratuita con 125 niñas matriculadas y el día 2 de octubre se inauguró la iglesia pública con gran solemnidad.

 

Poco a poco el número de alumnas en el Colegio fue creciendo, pero muy pronto, en 1936 se encontraron con la triste dificultad de la guerra en España. El 29 de septiembre de 1936 la comunidad recibió una orden del Gobierno Civil, pidiendo que se desalojara el edificio de Pérez Galdós. Las Hermanas, pasaron a ser personas no queridas por el Gobierno y se trasladaron a distintas casas de familias conocidas, que les acogieron a pesar del riesgo que esto les suponía.

 

Durante un año hubo que suspender la atención al Colegio, pero en octubre de 1937 cambiaron las circunstancias; sin embargo, como el edificio de Pérez Galdós el Gobierno lo había convertido en hospital, se reanudó el curso escolar en un local provisional, el Hotel de la Concepción, que estaba en la Plaza de las Brisas. Se matricularon 101 niñas en el Colegio. En mayo de 1938 se trasladan a la Quinta San José al abrirse en verano el Hotel.

 

En octubre de 1938 volvieron, el Colegio y la escuela gratuita, a la casa de Pérez Galdós.

 

El Colegio fue reconocido de Enseñanza Media por O.M del 10 de septiembre de 1946 (B.O.E.14 de octubre) y de Enseñanza Superior el 10 de febrero de 1956. Este mismo año, -21 de agosto de 1956-, fue declarado de interés social.

 

En 1949 se consiguió la autorización de un Centro de Enseñanza Primaria con varias unidades gratuitas (O.M. 5 de octubre de 1949).

 

En 1968, con el deseo de abrir la enseñanza a todas las clases sociales se solicitó la transformación de las clases de Bachillerato Elemental en Sección Filial del Instituto Femenino “Santa Clara”, petición que fue concedida por O.M. del 26 de diciembre de 1968 (B.O. 21 de enero de 1969).

 

Por diversos reconocimientos ministeriales posteriores, el centro se ha ido transformando y actualmente el Colegio está concertado en los niveles de Educación Infantil segundo ciclo. Educación Primaria, ESO y Bachillerato. Además de las 42 aulas en las que se imparten estos niveles  cuanta con una específica atención a la diversidad.. Todo el Colegio está organizado según un Proyecto educativo, en el que se da gran importancia a la formación en Valores, tanto en las aulas como a través de tutorías y encuentros personales de los profesores con los alumnos y sus familias. En último término se desea formar a los alumnos y alumnas como personas de calidad humana, que sepan relacionarse en la sociedad con criterios propios y honestidad profesional, y que fundamenten su vida en el encuentro con Dios, y en la solidaridad, actitud fundamental que se deriva de la Eucaristía.

 

Como vemos por su historia, poco a poco el colegio fue creciendo. A lo largos de estos años ha sufrido muchas transformaciones pedagógicas para adecuarlo a las necesidades que requerían los distintos planes de Educación, así como la puesta al día del Carisma de santa Rafaela: “La Educación Evangelizadora, implicándonos con Cristo en la transformación reparadora de la realidad” y “poniendo a Cristo a la adoración de los pueblos”.